BLOG DE MASCOTAS

Tips para que una mascota cambie de hogar sin traumas

Cuando se tienen mascotas, mudarse siempre puede ser una situación que genera muchas dudas e incomodidades para los dueños. Los preparativos son complicados y nunca se sabe a ciencia cierta cómo recibirá nuestro animal los cambios que lleguen con la mudanza. Así que si estás pensando en mudarte, aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar.

 

 

Antes de partir

 

 

  • Lo primero será asegurarse de que nuestra mascota esté al día con todas sus vacunas y chequeos. Una placa con información relevante en caso de que nuestra mascota se extravíe también nos dará tranquilidad, pues en las mudanzas los animalitos suelen ponerse tan ansiosos que terminan por huir o perderse de pronto.

 

 

  • Si piensas mudarte a un lugar lejano, consulta con la línea de transportes cuáles son las reglas que manejan para el transporte de mascotas. Algunas aerolíneas te dejan llevar mascotas pequeñas en la zona de los pasajeros, aunque cada cual tiene sus propias reglas así que es mejor preguntar. Además, es preferible que tomes la ruta más directa hacia tu destino; costará un poco más, pero podrás ahorrarle mucho estrés a tu engreído.

 

 

  • Para hacer la transición más fácil habría que asegurarse además de que nuestra mascota se acostumbre a los viajes, por lo que puede ser una buena idea hacer algunos paseos de prueba metiéndola en su caja transportadora. De ser posible, también sería una buena idea llevarlo a visitar nuestro nuevo hogar para que vaya reconociendo el entorno y familiarizándose con los olores.

 

 

¡Tiempo de mudarse!

 

 

  • Los perros y los gatos suelen ser muy territoriales. Les gusta tener sentirse en control para andar con seguridad por su casa, así que recurren a una serie de indicadores para ponerse en alerta. Por ejemplo, les gusta mantener sus rutinas de comidas y paseos; cuando sienten que el orden se ha alterado es que empiezan a preocuparse.

 

 

  • Como durante la mudanza habrán muchas personas caminando por ahí y las cosas cambiarán de sitio hasta encontrar su lugar definitivo, tal vez convenga que el primer día de la mudanza tu animalito la pase en casa de algún familiar o alguien con quien tenga confianza. Así podrás evitar que pase por un trauma durante el proceso.

 

 

  • Por el contrario, si no puedes dejarlo con nadie, conviene reducir su espacio a un solo cuarto y conforme avancen los días, dejar que explorar más cada vez. Sobre sus pertenencias (cama, platos de comida, caja de arena), lo correcto es ir moviéndolas progresivamente desde la habitación designada hasta que acaben en el lugar que quieres. Con un par de pulgadas al día como máximo podrás controlar que el cambio no sea brusco, sobre todo cuando se trata de un gato.

 

 

Finalmente, te pedimos que tengas un ojo chequeando puertas y ventanas para evitar huidas. ¡Y no olvides darles mucho afecto y atención en este interín porque estarán asustados! Haz a tus mascotas partícipes de la mudanza y no las regañes; después de todo, tú puedes saber lo que está pasando, pero ellos no.

Dejanos tu comentario