BLOG DE MASCOTAS

¡No jales tan fuerte de la correa! Te explicamos por qué

A veces nuestro perrito corre detrás de un amigo o se queda oliendo algo que encontró en el camino y a nosotros solo se nos ocurre jalar fuertemente de la correa; sin embargo, ésta práctica es peligrosa para nuestro amigo ya que puede causarle severos daños a su salud.

 

 

Para empezar, tengamos claro que el tirar de la correa con fuerza le genera dolor a nuestra mascota y un perro con dolor no puede tener un buen caracter; es más, esto le causa mal humor, irritabilidad e incluso desencadena mal comportamiento. No habías pensado en eso, ¿verdad? Tranquilo, el cambio de comportamiento es menos grave que los daños a su salud. Conoce qué partes de su cuerpo son más vulnerables:

 

 

1. El cuello es muy sensible

 

 

Esta parte del cuerpo de tu perrito tiene muchas terminaciones nerviosas, además aquí se sitúan el esófago y la tráquea. La presión prolongada del collar en estas zonas puede dañarlas, afectando a la salud general de tu mascota.

 

 

2. Su espalda corre peligro

 

 

La presión del collar en las vértebras puede dañar el resto de la columna vertebral y, si además de los tirones del perro, los propietarios jalamos de vez en cuando, el golpe del collar en el cuello va directamente a las terminaciones nerviosas.

 

 

3. Cambios y problemas hormonales

 

 

El cuello es una zona muy sensible que guarda glándulas hormonales, como la tiroides. La presión puntual o constante encima de estas glándulas provoca que dejen de funcionar correctamente, generando problemas graves en la salud general del perro. Además, pueden verse afectados los sistemas linfático, circulatorio y nervioso, o aparecer enfermedades autoinmunes.

 

 

Otros males:

 

 

  • Problemas respiratorios y aparición de tos crónica.
  • Problemas en los ojos por la constante presión ocular.
  • Problemas en la piel como irritación, dolor, heridas o falsas alergias de piel debido al roce continuo del collar.

 

 

Ya lo sabes, la próxima vez que saques a pasear a tu perrito, evitar jalarlo y, si es muy grande y te gana en fuerza, es mejor que utilices un arnés.

 

 

Fuente: MisAnimales.com

Dejanos tu comentario