BLOG DE MASCOTAS

Mi perro es demasiado hiperactivo. ¿Qué puedo hacer?

 

 

Es normal que los cachorros sean enérgicos e hiperactivos, pero conforme van creciendo, empiezan a disminuir sus niveles de energía y curiosidad y pasan a ser animales tranquilos.

Si este no es el caso en tu mascota y a pesar de ser adulto sigue correteando y haciendo destroces, o sientes que tu cachorro es excesivamente hiperactivo hasta el punto de aturdir a los demás cachorros, entonces probablemente se trate de factores más específicos.

 

Su raza

 

Dálmatas, Beagles, Cockers, Border Collies, Jack Russells, Bóxers, Retrievers entre otras razas son categorizados como perros altamente enérgicos y etiquetados injustamente de destructivos, desordenados o maleducados. Y no es necesario que sea de raza pura. Si tu engreído es mezcladito pero comparte genes con alguna de estas razas, probablemente también tenga altos niveles de energía.

Estos perros tienen un metabolismo naturalmente alto. Por ese motivo, dichas razas son utilizadas para el pastoreo de ovejas, la caza, el rastreo y demás tareas que requieren arduo trabajo. Hoy en día, muchas personas tienen a estos perros en departamentos y los sacan a pasear dos veces al día por menos de 30 minutos. Ahí surge el problema, ya que los niveles de energía del animal siguen siendo los mismos y no les queda más remedio que descargarlo con lo que tienen al alcance.

 

 

Otros factores

 

El metabolismo no es necesariamente el único causante de los altos niveles de energía. Por ejemplo, los perros de colores oscuros, muy peludos y de hocico corto tendrán menos energías en climas calurosos y todo lo contrario en climas fríos. Mientras que los perros de pelo corto pueden ser más activos durante el verano. La dieta también es un aspecto importante. Si tu perro está consumiendo demasiada azúcar o carbohidratos, esto podría tener como consecuencia que se comporte de manera hiperactiva.

 

Cómo canalizar esa energía

 

El truco consiste en canalizar toda esta energía que tiene el animal hacia actividades apropiadas. Largas caminatas, trekking, salir a correr o trotar, entre otras, pueden ser excelentes opciones que dejarán a tu perro contento y agotado. Además de realizar estas actividades, ayuda mucho que el dueño adiestre desde temprana edad a su mascota, aunque tampoco es cierto que un perro viejo no aprende trucos nuevos. Aprender algunos comandos y saber que tiene reglas que seguir le ayudará al animal a controlarse.

Así mismo, siempre dale a tu perro la oportunidad de explorar diferentes entornos con supervisión tuya. Y si trabajas todo el día, asegúrate de tener a una persona de confianza que pueda ir a casa y sacarlo a caminar o jugar con él. Recuerda que todo este asunto también puede ser frustrante para tu mascota, pero si consigue canalizar esa energía que lleva dentro, será tan feliz como tú.

Dejanos tu comentario